icono :: 1958 Chupa Chups de Enric Bernat ::

Por

Porque también algunos placeres al paladar son dignos de considerarse Iconos que permanecen con el paso de las generaciones, y tal es el caso de la reconocida en cualquier rincón del mundo Chupa Chups.

El nacimiento de esta golosina se remonta a la idea de Enric Bernat en 1957 al pensar en un «caramelo con palo», que evitara los niños terminaran con las manos pegajosas. Su primer planteamiento de insertarles un tenedor derivó en un palito de madera, más económico y menos peligroso, y para 1958 se lanzó la primera producción de esta paleta desde una fábrica de Asturias, con siete sabores diferentes y al precio de una peseta.

El éxito del producto no se hizo esperar, y nueve años después (1967) fue abierta una fábrica más en Barcelona para dar abasto a la creciente demanda, así como se abrió la primera filial de la empresa fuera de España en la localidad de Perpiñan, Francia. Al año siguiente, y con el propósito de consolidar la presencia de la marca internacionalmente, se le solicitó el diseño del logotipo a Salvador Dalí, quien a cambio de una cuantiosa cifra y una hora de trabajo desarrolló el emblemático dibujo y caligrafía que permanece como sello distintivo de la marca hasta nuestros días.

Se estima que actualmente la producción anual de Chupa Chups alcanza las 17,000 toneladas, un equivalente a 12 millones de unidades diarias para satisfacer el apetito de todo un planeta por tan suculento bocado.

Imagen: Chupa Chups


Bookmark and Share


Comentar